CUIDADO NASAL Y AUDITIVO

La higiene nasal, practicada regularmente, aporta muchos beneficios para la salud: Refuerza la función defensiva de las mucosas respiratorias y mejora el drenaje lagrimal. Actúa contra los resfriados, la gripe y la faringitis. La nariz es uno de los filtros más importantes de nuestro cuerpo. Por ella se cuelan todos los microorganismos que están en suspensión, así que por eso la importancia de sonarse con frecuencia y tener siempre las paredes internas despejadas. El lavado nasal consiste en la introducción de una solución salina por un orificio nasal, permitiendo al líquido hacer un recorrido completo por las fosas nasales hasta salir por el orificio contrario. Los oídos son la ventana hacia una vida llena de sonidos y sensaciones. Por este motivo, son muy importantes los cuidados y la limpieza del oído desde edades tempranas, siguiendo las revisiones recomendadas y evitando someterlos a ruidos intensos, para evitar problemas auditivos e infección de oídos. Y, es que, este sentido es tan importante para el desarrollo humano como delicado y sensible. De ahí la importancia de mantener una higiene tanto interna como externa para prevenir daños innecesarios.