CUIDADO FACIAL

La piel es tan maravillosamente autosuficiente que podemos llegar a pensar que la tenemos garantizada para siempre o que podemos abusar de ella sin problemas. Pero merece y requiere de cuidados adecuados, principalmente a medida que nos hacemos mayores. Al cabo del día, nuestra cara está expuesta a factores como el sol, el aire o la contaminación que hacen que nuestra piel pierda luminosidad e hidratación. Un ritual de limpieza empieza por saber escoger productos de calidad que ayuden a eliminar tanto la suciedad como el maquillaje. El último paso a seguir en el cuidado facial es la hidratación, con el uso de productos profesionales de estética como mascarillas faciales, cremas hidratantes, etc.